miércoles, 17 de enero de 2018

Hoy en la sala: Karen Delorbe



El sofá rojo se tiñe de sangre con nuestra querida chica vampiro: Karen Delorbe.
¡Bienvenida, Karen! Un gusto tenerte en este espacio. Espero que el tipo AB negativo no sea de tus favoritos, jejeje.
Es un placer poder sentarme en el sofá. Es de mi color favorito ja, ja, ja.
Antes que nada, les contaré que esta hermosa dama tiene un toque especial, una pluma mágica para el terror, misterio y paranormal.
¡Te lo agradezco mucho!
Karen, ponte tus lentes oscuros porque los reflectores de la sala están puestos en ti.
Que comience el tercer grado, ja, ja.

Háblame un poco de Karen, ¿quién es? ¿De dónde viene? ¿A dónde va? Jajaja.
 
Karen es una escritora que viene del más profundo  y negro de los abism… Nah. Digamos que soy cada uno de mis escritos y cada uno de mis personajes. Me considero una escritora polifacética: me gusta escribir de todo un poco.
Mi gusto por la escritura surgió cuando tenía unos catorce años, y una de mis compañeras de colegio sugirió hacer una especie de “concurso” de relatos cortos entre un grupito de compañeras. Esa fue la primera vez que me planteé escribir algo. El resultado fue un relato de ciencia ficción de una página. A partir de entonces, empezó mi aventura literaria. No escribía nada romántico, sino cuentos de terror. Siempre me gustó lo oscuro, lo siniestro. Fantasmas, asesinatos, monstruos… Ese tipo de cosas. Karen “escritora” nació en la oscuridad, por así decirlo. Todavía escribo algún que otro relato de vez en cuando.
A los dieciséis se me ocurrió escribir una nouvelle, una novela corta gótica. Nunca había escrito algo que tuviera más de cinco o seis páginas, así que sería algo nuevo para mí. Me gustó tanto la experiencia que quise repetirla. Incluso intenté escribir una continuación y una novela de fantasía, pero nunca las terminé. Seguí haciendo relatos hasta los veinte años, más o menos. Y después, a los veinticinco, se me ocurrió la loca idea de escribir una novela. Nada de terror. Nada corto. Iba a hacer algo épico y lleno de aventuras, magia y romance. Así nació El mensajero. De eso hace más de diez años.  
¿A dónde voy? No sé. Espero que a un lindo lugar ja, ja, ja. Tengo una lista de novelas que quiero escribir. Y dicha lista va creciendo y creciendo. Son novelas de diferentes géneros y temáticas. Ahora mismo estoy escribiendo una de romance contemporáneo y otra paranormal bastante oscura. Mi plan es ir mejorando con cada libro, divertir y sorprender al lector, y seguir escribiendo. Mucho.

¡Fantástico! ¡Me encanta tu dark side!  Sé que el gusto se rompe en géneros, pero ¿por qué vampiros?

La pregunta que me hice yo es “¿y por qué no vampiros?”.  ¡Los amo!

¡Excelente planteamiento! “Y, ¿por qué no?”. Como decimos en mi tierra: Me late, chocolate.

  Desde siempre. Cuando era adolescente, coleccionaba artículos de revistas sobre el tema y los guardaba en una carpeta. Y, cuando empecé a escribir, me prometí que algún día haría una novela de vampiros.  Me salieron tres ja, ja, ja. Quizás, en algún momento, escriba otra.

¿Cómo nace la trilogía Dhampyr?

La trilogía nació de mi ferviente deseo de escribir algo acerca de mi ser sobrenatural favorito. La desventaja era que es un tema muy trillado y todo lo que se me iba ocurriendo ya existía. Me frustré mucho. La idea original fue mutando y pasando por diferentes transformaciones, tanto de la trama como de los personajes. Nunca pretendí escribir un romance entre un humano y un vampiro —y no lo hice—. Me parecía algo usado hasta el cansancio. No creía que se me fuera a ocurrir algo que de verdad me convenciera. Yo quería vampiros despiadados y sedientos de sangre. Quería plasmar su naturaleza y sus posibles conflictos de manera creíble. Entonces, un día se me ocurrió que los personajes principales podrían ser, no vampiros, sino cazadores de vampiros. Y me gustó. Me gustó y lo escribí. Tardé tres años en terminar los libros.

¿Desde el comienzo fue pensada como trilogía, o los personajes te fueron llevando?

Al principio iba a ser una bilogía. La historia que tenía en mente empezaba en el segundo libro (Legado de sangre). Pero, después, pensé que sería bueno agregar una introducción que explicara de dónde habían salido ciertos personajes y quiénes eran. Esa introducción fue tomando cuerpo y se fue alargando y, cuando quise darme cuenta, había escrito más de doscientas cincuenta  páginas. Terminó siendo un poquito más larga de lo que había planeado ja, ja, ja. Se convirtió en el primer libro: El clan de los cazadores.

¿Cuál es el mayor reto que se te presentó a lo largo de esta travesía?

El mayor reto fue —y son— las escenas de amor. Cada vez que debo escribir una, me agarro de los pelos ja, ja, ja. Pero también sé que es necesario, porque el romance es un elemento infaltable en mis libros. Así que me encuentro a mí misma en una encrucijada que voy resolviendo sobre la marcha. Cada escena romántica que escribo es un enorme desafío para mí.  

¿Cómo hace contacto Karen con sus chicos fantásticos? Llegan solos, son un poco de esto y de aquello, o ¿por qué no? Una revelación divina.

Para serte sincera, mis chicos surgen como cualquier otro de mis personajes. No tienen mucho de revelación divina (aunque me gustaría). Puede ocurrir que vea la foto de algún actor o cantante que me guste y diga “¡Esa es la cara de fulanito!” y voy moldeando su personalidad a medida que escribo. Les atribuyo virtudes y defectos e intento armar una persona verosímil, creíble. Otras  veces, se me aparecen en la mente personajes sueltos. Algunos rondan mi cabeza durante un tiempo, antes de que consiga averiguar a qué novela pertenecen.

¿Has escrito otros géneros?

Varios, en realidad. Me aburre escribir un solo género. No escribo solamente libros de vampiros. Escribo terror, romance, ciencia ficción, comedia, paranormal, fantasía, aventura, suspenso… y lo que se me ocurra.  Me gusta mucho innovar, experimentar con cosas que nunca he hecho. Así que la lista seguirá ampliándose. No me limito a una sola cosa, como ya te habrás dado cuenta. Mi primera novela fue una aventura épica juvenil.  

Maravilloso, una mujer de retos que no está dispuesta a quedarse en su zona de confort. I love it! Y ya entradas en ello, cuéntame un poco de tus libros, ¿Cuántos y cuáles son?

Hasta ahora, he escrito diez novelas y una novelita corta que hice a los dieciséis. Te las digo en orden de escritura:
La rosa negra, una historia gótica de romance paranormal.
El mensajero, la primera parte de mi trilogía épica.
El ángel de la oscuridad, novela de romance paranormal publicada en el 2013 en formato digital por Cute Ediciones.
La ciudad de los Sin Tiempo, segunda parte de El mensajero.
Noche de lobos, de fantasía urbana (hombres lobo).
La trilogía Dhampyr, compuesta por El clan de los cazadores, Legado de sangre y Almas condenadas (son mis novelas de vampiros).
Y otras tres novelas de las que solo te daré las iniciales, porque son inéditas: S&B, ADAYF y LELN. S&B es una comedia romántica contemporánea que saldrá publicada en abril.

¡Vaya! Muero de la curiosidad por esas incógnitas, pero como el resto de los mortales, tendré que esperar a que salgan a publicación.

Mi querida Dark lady, ningún escritor que pase por este sofá se salva de someterse al sexómetro del escritor, así que, ¿a qué color consideras que se adapta tu forma natural de narrar las escenas de amor?
Diría que verde. No escribo escenas explícitas, no me salen y  tampoco sé si me animaría a hacerlas. A lo mejor, algún día. Nunca digo nunca. Por ahora, prefiero sugerir y mostrar algunas cosas. Pero no todo.

Chica lista, eh. Dejar que los engranajes de la imaginación del lector trabajen. ¡Excelente! Ahora cuéntame, preciosa, ¿qué planes tiene Karen para este 2018?

Mi plan es terminar las novelas que estoy escribiendo, corregir las escritas, y, quizás, empezar alguna otra (si me alcanza el tiempo). Por lo que sé, habrá una o dos novelas publicadas también; así que ¡a esperar!

Ni hablar, como dice esta preciosura: “a esperar”. Por ultimo y ya para despedirnos, ¿te gustaría decir algo a tus lectores?

A quienes se hayan animado a leer la trilogía Dhampyr, quiero darles las gracias. Espero que se hayan divertido con la lectura tanto como yo me divertí escribiendo. A quienes no les atraigan los vampiros, pronto podrán conocer mi pluma con otro tipo de novela.  

Karen, ha sido maravilloso contar con tu espectral presencia, jiji. Deseo éxito y plenitud en todos tus proyectos en este nuevo año que comienza.

¡Gracias! Mi espectral presencia está muy agradecida por la entrevista.

¿Algo más que quieras agregar?

Quiero invitarlos a mi web, si no la conocen. Allí encontrarán mis libros, sinopsis, portadas y links a distintas tiendas virtuales: https://kravendel.wixsite.com/karendelorbe

Así que ya lo saben, a seguir a Karen Delorbe y a deleitarse con sus obras. Gracias, hermosa, por concederme unos minutos de tu eternidad, jaja. Espero que no te olvides del sofá rojo y luego te pases por aquí para que nos cuentes más novedades literarias. Un beso enorme y un gran abrazo de oso.

Gracias a vos. ¡Este sofá es muy cómodo!


Soy Fabiola Arellano, ¿quieren saber quién será mi siguiente victima? Los espero a la próxima, en el sofá rojo.